Primavera
   Verano
   Otoño
   Invierno
 

Reacciones alérgicas

A menudo asociamos las alergias con estornudos, secreciones nasales o lagrimeo. Si bien esos son síntomas de algunos tipos de enfermedad alérgica, una reacción alérgica es, en realidad, el resultado de una reacción en cadena que comienza en sus genes y se expresa a través de su sistema inmunológico.

¿Qué ocurre dentro del cuerpo cuando usted experimenta una reacción alérgica? A continuación, se lo explicaremos.

El sistema inmunológico
El sistema inmunológico controla el modo en que el cuerpo se defiende. Por ejemplo, si usted tiene alergia al polen, el sistema inmunológico identifica al polen como invasor o alérgeno. Su sistema inmunológico sobrerreacciona produciendo anticuerpos llamados Immunoglobulina E (IgE). Estos anticuerpos viajan a las células que liberan químicos, y causan una reacción alérgica. Esta reacción generalmente produce síntomas en la nariz, pulmones, garganta, senos, oídos, revestimiento del estómago o sobre la piel.

Cada tipo de IgE tiene "radares" específicos para cada tipo de alérgeno. Es por eso que algunas personas solamente son alérgicas a la caspa de gato (solo tienen los anticuerpos IgE específicos para la caspa de los gatos); mientras que otras personas tienen reacciones alérgicas a múltiples alérgenos porque tienen muchos más tipos de anticuerpos IgE.

Todavía no se comprende cabalmente por qué algunas sustancias desencadenan alergias y otras no, ni por qué algunas personas tienen reacciones alérgicas, pero otras no. Tener antecedentes familiares de alergia es el factor más importante para ponerlo en peligro de padecer alergias.

Tipos de enfermedades alérgicas
Aproximadamente 50 millones de estadounidenses padecen de algún tipo de enfermedad alérgica, y la incidencia va en aumento. Hay varios tipos de enfermedades alérgicas, sobre las que puede informarse leyendo los otros folletos de esta serie Consejos (Tips).

La rinitis alérgica puede ser estacional o puede durar todo el año. La alergia estacional, a menudo llamada "fiebre del heno" (rinitis polínica), generalmente se presenta en primavera, verano u otoño. Algunos síntomas son: estornudos, taponamiento o secreción nasal, y picazón en la nariz, ojos o en el paladar. Cuando los síntomas duran todo el año, pueden ser causados por la exposición a alérgenos de interiores, como ácaros de polvo, moho de interior o mascotas.

La conjuntivitis alérgica se produce cuando los ojos reaccionan a los alérgenos con síntomas de enrojecimiento, picazón e hinchazón.

La dermatitis atópica, o eccema, a menudo se produce por la exposición de su piel a los alérgenos. Algunos síntomas son: picazón, enrojecimiento y descamación o exfoliación de la piel. Los síntomas comienzan en la niñez en el caso del 80% de quienes padecen dermatitis atópica. Más del 50% de quienes padecen dermatitis atópica también desarrollan asma.

La urticaria se caracteriza por las ronchas rojas que producen picazón y que pueden presentarse en racimos; pueden ser grandes o pequeñas. A menudo, las urticarias se desencadenan por determinados alimentos o medicamentos.

El asma es una enfermedad pulmonar crónica caracterizada por tos, opresión del pecho, disnea y sibilancias. Hasta el 78% de quienes padecen de asma también padecen de rinitis alérgica. El rol de la alergia en el asma es mayor en niños que en adultos.

Cuando usted experimenta síntomas de asma, sus vías respiratorias inflamadas se angostan, lo que dificulta más la respiración. Si tiene alergia, la inhalación de alérgenos puede causar una mayor inflamación de los revestimientos de sus vías respiratorias y un mayor estrechamiento de sus conductos respiratorios. El asma también se puede producir como resultado de infecciones en el aparato respiratorio o exposición a agentes irritantes, como el humo de tabaco.

Quienes padecen de alergias a los alimentos pueden tener reacciones graves y que pueden poner en peligro sus vidas si se ingieren determinados alimentos. Los desencadenantes más comunes son las proteínas en la leche de vaca, los huevos, el maní, el trigo, la soja, el pescado, los mariscos y las nueces.

 



Las comidas, medicamentos, las picaduras de insectos y la exposición al látex pueden desencadenar anafilaxia. La anafilaxia es una reacción alérgica grave que se produce con rapidez y causa síntomas que van de leves a graves, que afectan varias partes del cuerpo.

Algunos síntomas de anafilaxia son sentimiento de calor, rubor, hormigueo en la boca o un eccema rojo y con picazón. Otros síntomas pueden incluir sentimientos de mareo, disnea, opresión en la garganta, ansiedad, dolor/calambres, y/o vómitos y diarrea. En los casos graves, se puede experimentar una baja de la presión arterial que da como resultado la pérdida de la conciencia y un estado de shock. Sin un inmediato tratamiento con inyección de epinefrina (adrenalina), la anafilaxia puede ser mortal.

La sinusitis y la otitis media son otras enfermedades alérgicas comunes, a menudo disparadas por la rinitis alérgica. La sinusitis es una inflamación de los senos, que son cavidades huecas ubicadas dentro de los huesos de la cara, alrededor de los ojos y detrás de la nariz. La otitis media -o infección del oído- es la enfermedad infantil que con más frecuencia requiere atención médica. Si no se trata adecuadamente, puede afectar el desarrollo del habla y del lenguaje del niño.

Diagnóstico y tratamiento de las reacciones alérgicas
El alergista/inmunólogo, al que a menudo se llama alergista, es el más calificado para tratar las enfermedades alérgicas. Para determinar si usted tiene una alergia, su alergista analizará toda su historia clínica y le hará un examen físico. Podrá realizar exámenes de alergia en la piel, o a veces exámenes de sangre, para determinar qué sustancia causa su alergia.

Una vez que se han identificado los desencadenantes de su alergia, su alergista puede ayudarlo a establecer un plan de tratamiento apropiado para usted. También se pueden recomendar vacunas contra la alergia (inmunoterapia). Consulte el folleto Allergy Shots (Vacunas contra la Alergia) de esta serie si necesita más información. Si bien no existe todavía una cura para la enfermedad alérgica, su alergista puede diagnosticar el problema de manera apropiada, y desarrollar un plan de tratamiento para ayudarlo a sentirse mejor y vivir mejor.

Consejos para la salud

  • Los síntomas de alergia son el resultado de una reacción en cadena que comienza en el sistema inmunológico.
  • Si tiene antecedentes familiares de alergias, tiene mucho más riesgo de padecer enfermedades alérgicas.
  • Los tipos de enfermedad alérgica incluyen rinitis alérgica (fiebre del heno), eccema, urticaria, asma y alergia a los alimentos.
  • Las comidas, medicamentos, picaduras de insectos y la exposición al látex pueden desencadenar la anafilaxia, que es una reacción alérgica grave que se produce con rapidez y que, en algunos casos, puede ser mortal.
  • Si usted (o alguien con quien esté usted) comienza a tener una reacción alérgica, pida ayuda médica para ir lo antes posible a la sala de emergencia más cercana.
  • Hable con su alergista sobre los varios tratamientos existentes que lo ayudarán a sentirse mejor.

    Sentirse mejor. Vivir mejor.
    Un alergista/inmunólogo, a menudo llamado alergista, es un pediatra o internista que tiene al menos dos años adicionales de entrenamiento especializado en el diagnóstico y tratamiento de problemas como alergias, asma, enfermedades del sistema inmunológico, y la evaluación y tratamiento de pacientes con infecciones recurrentes, como enfermedades del sistema inmunológico.

  Home           Cuerpo Médico           Instituciones           Nosotros           Prácticas
Copyright 2010, alergiabacigaluppi.com.ar. All rights reserved.
Designed by apetry@compudatosnet.com.ar
Contáctenos Contáctenos